TAC

Servicios de Salud

La Especialidad Veterinaria de TAC:

¿Qué es un TAC?

La tomografía axial computerizada (TAC) es una técnica avanzada de diagnóstico por imagen con rayos X, que permite al equipo veterinario obtener radiografías corporales desde diferentes ángulos. La información extraída, se transforma en imágenes bidimensionales que posteriormente pueden reprocesarse gráficamente a una vista en tres dimensiones. De esta forma, es posible rotarlas para interpretar de forma óptima las mismas y extraer toda la información necesaria para realizar un estudio óptimo.

Los equipos permiten realizar cortes axiales, sagitales, dorsales y oblicuos.

¿Cuál es su funcionamiento?

Para la realización de un TAC el paciente se desplaza en una camilla a través de un dispositivo especial (gantry), con un tubo de rayos X en su interior que gira a gran velocidad alrededor del animal y esos rayos se captan por detectores situados en el lado opuesto del cuerpo.

Las imágenes obtenidas, se procesan en cortes de aproximadamente entre un milímetro y un centímetro de espesor y se reconstruyen bi o tridimensionalmente. De esta manera, los tejidos blandos, se mostrarán en el examen en colores oscuros, mientras que los de mayor densidad como, por ejemplo, los huesos, aparecerán de colores más blancos en las imágenes.

¿Cómo se realiza el TAC?

Normalmente el primer estudio suele realizarse sin contraste y posteriormente, puede llevarse a cabo un segundo estudio administrando un medio de contraste yodado, vía intravenosa. En esta última modalidad el equipo veterinario del hospital puede evidenciar tejidos muy vascularizados (neoplasias, inflamaciones).

Es indispensable, para un buen estudio, que el animal permanezca inmóvil. Por este motivo, se administrará una sedación que permita realizar la exploración de forma segura para el paciente. Además, previamente se habrá realizado un chequeo preanestésico.

¿Tiene algún riesgo para el animal?

Por norma general no suelen producirse complicaciones. No obstante, se debe tener en cuenta cualquier tipo de sedación o anestesia conlleva un riesgo. Asimismo, los agentes de contraste intravenosos podrían tener efectos secundarios poco frecuentes, sobre órganos como los riñones.

Ventajas del TAC

  • Imágenes claras de las estructuras corporales.
  • Permite ocultar tejidos u órganos haciéndolos transparentes, para visualizar parte del volumen, o incluso navegar por el interior de estos (endoscopia virtual).
  • Método de diagnóstico rápido y preciso.
  • Es posible realizar cortes de diferentes grosores.
  • Examen corporal sin solapamientos.
  • Obtención de imágenes en tres planos.
  • Ayuda previa a intervenciones: posibilidad de visualización previa de fracturas, planificación de cirugías.
  • Diagnóstico y pronóstico de enfermedades.

En resumen, el TAC es un método de imagen cada vez más empleado en medicina Veterinaria que ofrece rapidez, precisión e innumerables usos diagnósticos.

Especialistas

Hospitales con la especialidad veterinaria

Contacta con Vetsum!

Contacta con Vetsum!